Cuenta-gente-que-se-pasa-por-aquí (asi os tengo controlados :D)

jueves, 27 de enero de 2011

Asassin, Capítulo 7 [Fin].

Las urgencias del hospital regional estaban colapsadas ese día. Había habido una explosión tremebunda en un motel de carretera, y habían muchos heridos. Entre ellos, la que peor estaba, era una joven de 24 años, estatura media, cabellos negros y ajos verdiazules. Por supuesto, esto los médicos no lo sabían, ya que ella había estado en el centro de la explosión, y su cuerpo estaba prácticamente carbonizado, apenas respiraba, y su mente estaba ralentizada.
En la mente de Juuri:
Mierda… Me ha jodido. Ah… Que dolor de cabeza. Y… no siento el cuerpo. ¡No! ¡No puedo moverme! ¡Dios! Qué asco… Cuando me recupere, ese cabrón se va a enterar. Le voy a volar la tapa de los sesos, le voy a hacer de todo. ¡Le va a doler hasta a sus muertos!
En casa de Yuuki, el mismo brillaba por su ausencia.
>¡Ring, ring! ¡Ring, ring!<>
-¿Sí?
-¿Mamá?
-¡Yukito, hijo! ¡Qué sorpresa!
-Vamos mamá...Ni que fuera tan raro que llamara - las risas se oyeron a ambos lados de la línea.
Mantuvieron una conversaciñon agradable, y, a la hora de despedirse, la señora Takeuchi dijo:
-Yuki, ¿qué tal tu prometida?
-¿Valerie? Perfectamente, gracias mamá.
La señora Takeuchi sonreía.
-Me alegro, hijo. Hablando de eso - dijo, recordando algo de repente -, hoy he visto en las noticias algo terrible. Una chica joven, de tu edad, totalmente carbonizada por una explosión. ¿No es horrible?
-Er... Si, mamá, pero ¿Porqué me lo cuentas?
-Porque esa chica me recordó a Juuri.
Yuki pensó un momento.
-¿A quién, mamá? No se quién es esa.
La señora Takeuchi se sorprendió sobremanera.
-¿No la recuerdas? Fue tu amiga, aquí, en Japón. Antes de que te fueras a L.A. y conocieras a Valerie.
Yuki se esforzaba en pensar, pero ninguna Juuri acudía de sus recuerdos.
-Lo siento mamá, no la recuerdo.
La señora se echó a reir.
-No re disculpes conmigo, discúlpate con la pobre chica.
Yuki rio también.
Juuri estaba fatal. Horriblemente mal.
Mierdaaaa... Tengo que vivir... Tengo que salir de esta... Como siempre... Vamos, abre los ojos, estúpido cuerpo.
Como respondiéndole, su cuerpo se convulsionó un momento, justo antes de que su médula se rompiera, de tan requemada que estaba.
¡NO! ¡NO, NO, NO!
Juuri solo veía un puente de cristal, y todo lo demás, negro. Solo un puente de cristal, y a ella misma, como iluminada por un resplandor casi mágico.
¿Qué...? ¿Qué pasa aquí?
Caminaba. No podía detenerse, aunque tampoco quería. Veía como el puente se iba haciendo más y más delgado bajo sus pies. Llegó al final, pero, antes de pisar la "última base", el cristal se resquebrajó, dañando sus pies. No gritó. No lo intentó. Sabía que no podría, y que nadie la oiría. Solo pudo pensar.
Yuki... Estúpido, no pude...
Y luego, solo cayó, y todo se apagó. En el hospital, la máquina dejó de emitir un zumbido. La línea de la pantalla dejó de moverse. Ahora era recta.

No hay comentarios: