Cuenta-gente-que-se-pasa-por-aquí (asi os tengo controlados :D)

viernes, 15 de octubre de 2010

Excusez Moi

¡Hola!

¿Qué tal, chicos y chicas?
Bien, espero xD

¿Yo? Mal, fatal. Ayer hicimos la caminata que toca cada curso. Un tramo del Camino de Santiago *su alma se escapa al recordarlo* ºAº
Mis piernas dueeeeeleeeeeen, dueeeeleeeeen, DUEEEEELEEEEEEEN, me duele la saaaaangreeeeee, la saaaaaangreeeee, la SAAAAAANGREEEEEE.
Vale, ya me he quejado suficiente x33 Quiero que podáis leer algo mejor que mis quejas y súplicas de que alguien corte mis piernas xDD
Por cierto, ¿alguien me corta las piernas?

Pasemos a otro punto del día.
La preocupación (y el dolor de pies) me impiden pensar con claridad, y casi no acabo el capítulo de hoy de LTMB. ¿Porqué, oh gran y sabia Flox, no has podido tú pensar bien?, os preduntaréis. Pues bien. Resulta que, como ya dije, tengo novio (./////////////////.). Y resulta, que el muy imbécil de él, es un temerario. No estoy enfadada, ni nada por el estilo. No, es mucho peor que el cabreo más extremo. es la PREOCUPACIÓN. Si, si, señores, la preocupación me corroe por dentro como una enfermedad parasitaria. Es ESPANTOSO como puede preocuparme. Espantoso.

Y os preguntaréis, ¿Y eso porqué, oh gran y sabia flox? Pues porque es TAN ABSURDAMENTE TEMERARIO que salta desde edificios por puro ABURRIMIENTO. ABURRIMIENTO. ¡¡¡¡ABURRIMIENTO!!!!
Y por supuesto que nadie más que yo se preocupa por lo que le pueda pasar. Y es una preocupación espantosa. No me deja pensar a gusto. No me deja comer. No me deja DORMIR. Y yo ando por ahí con ojeras, mi estómago rugiendo y mi cabeza oliendo raro (creo que no tardará en salirme humo por las orejas...).
Esto de tener novio duradero es más cansado de lo que parece... No te envidio, DinaOFf, no te envidio, amiga mía... xD
No es que sea malo. Es que es totalmente abrumador. Pienso en él todo el dia, a todas horas, cada minuto su imagen llena mi mente, sus palabras, TODO. Y no puedo (ni quiero, todo sea dicho de paso) hacer nada para remediarlo.
Si es bonito, no digo que no. Pero es que me preocupa DEMASIADO
No se si alguien me entiende.

Tengo un conflicto de personalidades. Por un lado, está mi personalidad normal, la "guay". Por el otro, tengo un complejo de ama de casa de los años veinte que no puedo con él. Es la típica esposa que siempre sonríe y se ocupa de todo aunque su marido sea un borracho, asqueroso, narcisista, la trate como a un perro, y necesite urgentemente de una operación de fimosis. Que no es el caso, y yo tampoco es que vaya por ahí sonriendo todo el rato, eso lo primero... Pero que me da esa sensación espantosa!!

¡Y LA ODIO!

Y una vez os he aburrido con mis rollos, que para eso escribo esto xD aquí os dejo el tercer capítulo (y algo más largo que los dos anteriores) de LTMB:



Marcos no pudo dejar de pensar en su amiga durante todo el trayecto en avión. Iba a visitar a sus abuelos, que vivían en Roma.
Una semana después, Marcos entró por la puerta de la clase. Nada más entrar, notó algo raro. El olor. Olía a... cigarrillo. No. A polvo, o a humo. No sabría decirlo con exactitud. Pero no era un olor normal. Se encogió de hombros y le llevó el justificante a la profesora, que lo tomó con gesto mecánico.
-Vete-a-tu-sitio.
-Esto... Vale...
Vi le hizo señas con la mano para que fuera con ella.
-¿Qué tal tu viaje?
-Genial. ¡Te he traido algo!
-¿En serio? - ya lo suponía, pero le hizo ilusión igualmente.
-Mira - sacó un pequeño abrecartas, cuya empuñadura era una clave de Sol.
Ella lo cogió con cuidado y lo admiró un rato.
-Es... precioso, Marcos.
-Si, lo sé. Por eso te lo compré - dijo él, guiñando un ojo.
Ella sonrió. Ambos se giraron y prestaron atención a la lección.

Al salir de clases, Violeta le dijo a Marcos:
-¿Vienes a casa un rato?
-Vale.
Caminaron juntos sin decir nada por el camino que atravesaba un descampado y que conducía a la semi mansión de Vi. No era un silencio incómodo, y ninguno de los dos necesitaba llenarlo con una charla insustancial e innecesaria. Se conocían lo suficientemente bien como para saber que no era necesario.
Llegaron a la puerta de casa de Violeta, y esta la abrió. Un pequeño chasquido les dio la bienvenida a la casa en penumbra.
-¿Y tus padres?
-... Fuera.
Fueron hasta la habitación, atravesando la casa, que a Marcos le dio sensación de abandono. Había polvo por todas partes, y unas corrientes de aire decían de ventanas abiertas o de grietas en el techo y las paredes. No había luz, o al menos no encendida. La habitación de Violeta estaba algo más caliente, y la luz si funcionaba. No había tanto polvo.
-¿Y tu hermano?
-En su habitación. Dice que no quiere que nadie lo moleste.
Marcos se fijó en la pared que estaba en frente del piano de cola. Había una estrella de cinco puntas con una clave de sol en medio, y distintos símbolos haciendo un círculo a su alrededor. Emitía un leve resplandor, casi inapreciable, de un blanco puro.
-Em... ¿Vi? - dijo él, señalando eso.
-¿Eh? Ah, no es nada. Leí por ahí que ayudaba a concentrarse y decidí probarlo.
Nunca se le había dado bien mentir, y Marcos se preguntó porqué lo hacía ahora tan descaradamente. Era evidente que eso en vez de concentrar, desconcentraba, y ese extraño resplandor... Además, Vi no leía revistas. Todo eso le parecía frívolo y estúpido. Y a Marcos no le cuadraba. La había notado muy rara en ese día. Estaba más alegre, más jovial, la gente la saludaba... No era "ella", exactamente.
-Violeta...
-¿Si?
-¿Qué has hecho?
-...
-Responde, por favor.
-Nada.
-Violeta...
-... - supiró -. He compuesto algo. No es importante...
-Pues la semana pasada casi te da un patatús cuando no me lo enseñaste.
-Me he dado cuenta de que no era tan importante - parecía estar esperando que alguien la interrumpiera, mirando constantemente la pared.
-...
-¡Ah! ¡Mira! - Violeta señalaba la pared, puesto que la gran marca que allí había se había empezado a iluminar más, y una luz cegardora inundó el cuarto.
-¡Pero qué...! - Marcos se tapó la cara con la mano para que la luz no le cegara completamente

"ESTOY AQUÍ"

-Oh... Musa, te estaba esperando.

"LO SÉ"

-Este es Marcos, nos va a ayudar.
-¿Pero de qué hablas?
-Ya te lo explicaré.

"¿DE VERAS?"

La gran voz de Musa resonaba por toda la casa, y, a pesar de infundir un temor indescriptible en el corazón de Marcos, tenía una musicalidad y un tono hermosísimos. Sonaba ligeramente curiosa.
-Si. Estoy segura de que lo entenderá.

"ESO ME AGRADA"

-Y a mi.

"PERO RESULTA EXTRAÑO PENSAR QUE OTRO HUMANO QUE NO SEAS TÚ QUIERA AYUDAR EN ESTA EMPRESA, QUE PODRÍAMOS CONSIDERAR SUICIDA. ¿QUÉ LE HAS PROMETIDO, UNA NOCHE DE SEXO SALVAJE?"

La voz de Musa era sarcástica, y, por una vez, pensó Violeta, no acertó sus predicciones.




P.D: Ya que mañana es sabado sabadete, no creo que actualice, ni el domingo tampoco. ¡Pero el lunes vuelvo a la carga!
Nos vemoush~~<3

5 comentarios:

Light dijo...

Dimitri está disponible para cortar piernas. Y la historia decirte que quiero más *ojos de loca psicópata desesperada* me has dejado con intriga jodia.

Flox dijo...

:D esa es la idea

DinaOFf dijo...

Muah ha ha!! sufre maldita!!!
Na, es coña. El amor duele... supongo.
Muy buena la historia ^^

juice dijo...

¿te duele la sangre?con lo de las piernas te puedo ayudar ¿que tal si light y yo vamos a medias? lo siento solo te puedo ayudar en eso XD

Flox dijo...

gracias, juice, amigo mio, pero mis piernas ya estan bien xDDDDDDDDDDDD