Cuenta-gente-que-se-pasa-por-aquí (asi os tengo controlados :D)

lunes, 15 de marzo de 2010

Historia rarungi sin titulo (Ahora llamada ADAGIO)

He visto el mundo de la noche, en mi prisión, en un intento de huir de ella... y lo que he visto me ha gustado.Muerte, dolor, destrucción...He cambiado hasta el punto de reconocer eso como algo propio, algo natural, algo inevitable que sucederá porque estamos destinados a elllo.Salgo, sin hacer ruido, por una pequeña fisura de mi jaula de cristal, escapo durante unas horas al mundo nocturno, que me aguarda con los brazos abiertos, que me arrulla en sus brazos oscuros, llenos de promesas que sé que no cumplirá, pero que reconfortan mi dolorida alma en el momento de hacerlas. Me invita a hablar, a contarle las desgracias de mi vida, las que atenazan mi conciencia hasta llevarla al extremo de la locura.Me lleva, me mece, junto a otras almas en pena, condenadas a muerto mucho tiempo atrás.Allí, todos juntos, desvariamos sobre los caminos de la vida, sobre como habrían sido las nuestras si el destino no nos hubiera reservado esto.Pero la noche acaba, y mi tiempo allí también. Lo único que puedo hacer es sufrir por la separación, abandonar los cálidos brazos de la oscuridad, y volver a mi fría y frágil prisión de cristal. Volver al miedo y al dolor durante un día más. A engañarme a mi misma, diciéndome que un día todo será mejor, más bonito, menos doloroso.Pero, mientras oigo mis propias mentiras, sigo explorando las tinieblas de la mente humana...
Yo, ilusa, pobre de mí, creí poder estar así hasta la muerte. Pero la oscuridad es engañosa, y, traicionándome, reveló mi secreto, privándome así de su falso calor.Y así, buscando en vano y desesperadamente esa grieta, largo tiempo buscando sin encontrarla.Volviéndome loca, más si cabe, perdiendo ya del todo mi pequeña isla de cordura, mi agarre a la realidad.Y así quedé, tirada como un despojo en mi jaula de cristal, como una muñeca loca y desmadejada en su vitrina.
Un resquicio, ¡un resquicio de nuevo en mi jaula de cristal!. Oh, euforia que me embargas, que me impides ver la trampa, oh, alegría sin parangón, hace tanto tiempo olvidada.Nuevamente, una vía de escape, de la cual la alegría me impide desconfiar. Huyo de nuevo, dispuesta a ir, de nuevo también, a los traicioneros brazos de la oscuridad.Pero, ¡oh, sorpresa!, esta no me espera, ya no está allí para mi. En su lugar, unos cuervos de alas negras me custodian, custodian mi llanta rojo y doloroso de sangre, que sale por mis ojos en forma de plegaria silenciosa, y cae en mi raido vestido negro, de luto eterno.Como si hubiera sucedido lo imposible: la pérdida de un ser querido. Alguien importante, que me quería. Pero es un imposible. Porque nadie me quiere.Me adormilo, en el lugar en el que debería haber encontrado mi droga oscura, mi salvación y oscuridad, pero los cuervos me atacan, rompiendo mi delgada y cenicienta piiel, y dándole el color de la sangre. Haciéndome sufrir y gritar de dolor.Tiran de los harapos negros que cubren mi delgado cuerpo hacia arriba, obligándome a levantarme, y seguir adelante por un sendero de espinas, hiriendo así mis pies descalzos, y haciéndome aullar de dolor...Llevándome hacia un bosque oscuro y tenebroso, tal que mi corazón empañado por la furia.Intento huir de ellos, pero los pájaros infernales, guardianes de mis lágrimas, me hieren nuevamente, haciéndome caer y clavarme esas espinas, envenenadas con la más grande humillación, aquella...Me levanto de nuevo, como una autómata, y, guiada por esos pájaros enviados para atormentarme, sigo andando, cantando una melodía lúgubre y oscura, lastimera, de la cual cada nota me desgara el alma, haciéndome un agujero en el pecho.El agujero, cuyo dolor me atenaza el pecho como una garra de oscuras intenciones, quitándome el aliento, dejándome sin respiración...Interrumpo mi canto y caigo bruscamente al suelo, de rodillas, llorando con mis lágrimas rojas de sangre.Los cuervos de negro plumaje vuelan a mi alrededor, obligándome a continuar, por este doloroso camino.Miro hacia delante, y lo único que me devuelve la mirada, son esos ojos amarillos como una llama, brillantes como gemas, de los pájaros de alas negras.Tiran de mi pelo, de mi piel, de mi 'vestido', casi elevándome del suelo, haciéndome gritar y regodearme en mi dolor.Sigo por ese camino durante un tiempo indefinido, llegando así al destino, un claro, al parecer el centro de esa masa de árboles negros como la tinta.Allí, donde no hay espinas que hieran mis descarnados pies, donde solo hay una amable lecho de hierba fresca, me tumbo y descanso.Un pequeño remanso de paz, mi lugar especial, y los pájaros negros velando por mi dormir.

-----------------------------------------------------------------------

Ahi esta, mi historia rarung ahora llamada Adagio (simplemente por que me gusta esa palabra ^^).
Buuueeeeeeeno, como parece que nadie me hace caso, volveré a repetirlo: POR FAVOR (os lo pide esta humilde escritora) dejad un comentario presentandoos ^^
En serio, me muero de ganas por saber quienes sois, queridos lectores ^^

Ya me he viciao a la carita de las narices.. ¬¬"

Hum... PUBLICIDAD:
LightShine y Dinna OFF, las mejores blogueras aparte mio (por supuesto ^^).

Igual en unas horas le dedico un post sensato a Katsura Hoshino....
ya vere, y seguramente eche mano de mi amiga la Wiki ^^.

Pos eso, nos vemos ^^!!!!!!!!!!!

2 comentarios:

DinaOFf dijo...

Mira! Mira! Aparezco en un blog! y más de una vez!
Muy buena la historia, lo tiene todo XD

PD: Está muy bien la nueva portada =3

Flox dijo...

Graciaaaas!!!!!!!